Simple mecanica

Tener un coche, viejo o nuevo, implica lidiar con averías, mañas y ajustes constantes. Algunos no tienen conocimientos, ni siquiera mínimos, de mecánica y se asustan ante la idea de enfrentar las situaciones antes mencionadas. No tiene que ser un erudito para dar con la pieza correcta, lo único que necesita es ser precavido y tener un poquito de astucia, incluso nuestras debilidades nos puede hacer fuertes si sabemos cómo compensarlas.

Algunos se aventuran a meterse al motor de buenas a primeras y crean desastres magistrales por no tener el mínimo de cuidado de organizar lo que sacan; no saber de mecánica no es excusa.  Otra solución es hacerlo con ayuda de un amigo con conocimientos de mecánica o en definitiva llevarlo al taller.

Sin embargo, otros gustan tanto de los coches o motores que, reparar las simples averías que puedan surgir no les dará abasto para satisfacer su fascinación. Entonces buscan otro como proyecto, es decir, compran un coche de segunda mano al que tengan que reconstruir, así sacian su curiosidad y se llenan de orgullo al ver el producto final.

Consejos de mecánica a prueba de caos

Cada quien es bueno en lo suyo, igualmente la mecánica no es para todos. No obstante, hay valientes que deciden intentarlo sin tener un ápice de lo van a hacer, por eso recomendamos los siguientes tips para poder evitar un poco el caos que surge a veces de la inventiva humana:

  • Tome fotos de la o las piezas que vaya a trabajar, así podrá ver cómo estaban exactamente montadas y al terminar poderlas dejar en su respectivo lugar.
  • Para todo no es suficiente una foto, tome lápiz y papel e intente dibujar la pieza a reparar indicando el lugar de los tronillos. Al sacarlos colóquelos sobre el dibujo en el lugar que corresponden. Lo importante es que la persona que vaya a usar el dibujo de referencia lo entienda. Es conveniente que cada tornillo mantenga su lugar, porque no siempre son de las mismas dimensiones.
  • Si conoce la pieza que está reparando y no necesita de dibujos o fotos puede colocar las piezas pequeñas como arandelas, tuercas, etc., dentro de bolsitas plásticas y etiquételas.
  • Si cambiará una pieza por otra debe llevarla consigo para estar bien seguro de que es la correcta, o en el caso de tener que adaptarle alguna, verifique que se hagan correctamente las modificaciones.

Para hacer reparaciones, siendo o no su primera vez, en los desguaces para coches encuentra una gran variedad de piezas que son de buena calidad, a precios accesibles, además de algunos otros servicios que suelen ofrecer. Estos establecimientos están distribuidos por toda Españ