Coches que dejan pena cuando dejan de funcionar

Para quien no lo sepa seguro que le resulta muy raro lo que voy a decir y es que cuando hablo de personas que están enamoradas de sus coches a todo el mundo pone cara de asombro, pensando que estoy loca y que no sé lo que digo en ese momento y por supuesto que si lo sé. Estamos de todo y cada persona es diferente con diferentes gustos, aficiones y muchas cosas más, la verdad que si a todo el mundo le gustaran las mismas cosas sería un rollo y estaríamos siempre aburridos por eso es que podemos encontrar tantas alternativas y tanta variedad en nuestra vida. Pues con el tema de los coches pasa lo mismo hay personas cuidadosas y hay personas que los tienen porque los llevan de un lado a otro sin preocuparse mucho de sus mantenimientos ni de sus cuidados, lo que pasa que en ocasiones hay gente que se pasa o por lo menos los que lo vemos desde fuera tenemos esa percepción.

Yo que hablo siempre en primera persona contando siempre mis impresiones o vivencias puedo decir que he conocido personas enamoradas de sus coches y lo digo de forma totalmente literal. Eligen de manera muy minuciosa su coche les pone los extras que le gustan y desean y después cuando lo tienen en sus manos empieza lo bueno, suelen llevar un trapito en la guantera siempre para que no tenga nunca ni una mota de polvo, el baño es obligatorio todas las semanas, en el coche está terminante prohibido comer ni beber nada y pobre del que se le ocurra y las revisiones suelen ser mucho más exhaustivas que las demás, porque los llevan a un mecánico especializado para que lo mire con atención.

Luego son los típicos que estás hablando con ellos y no hacen más que mirar el coche sin prestarte ninguna atención, si le ven cualquier señal por pequeña que sea se lanzan a quitarlo cuanto antes, y así una sucesión de cosas que para los demás resulta hasta preocupante. Y claro como no podía ser de otra manera, estos nunca van a ir en busca de http://www.desguaces.eu/ ya que para ellos el hecho de poner en sus coches una pieza usada es más que impensable. Y pobre de ellos cuando llega el momento de decirle adiós porque ha llegado su fin, la pena los invade y no se imaginan la vida con otro coche que no sea ese.